RM Grupo Construcción


Actualidad
Escrito el 30/05/2014

El número de hipotecas constituidas sobre viviendas inscritas en los registros de la propiedad se situó en 16.625 el pasado mes de marzo, lo que supone un 2% más que el mismo mes de 2013, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que ha recordado que estas cifras proceden de escrituras públicas realizadas en meses anteriores.

Estos datos “son el primer síntoma de la ligera mejoría que notaremos este año en la concesión de crédito para la compra de vivienda”, según Beatriz Toribio, responsable de Estudios de fotocasa.

El avance interanual de marzo, que pone fin a 46 meses de caídas consecutivas, contrasta con el descenso del 33% registrado en febrero. No obstante, el INE ha señalado que convendría esperar a los datos de abril para analizar estos resultados, ya que la Semana Santa se ha celebrado este año en abril y el año pasado tuvo lugar en marzo.

“Desde finales de 2013 las hipotecas han vuelto a los escaparates de los bancos y a sus campañas publicitarias, algo que no se ha visto durante los últimos cuatro años. Es un cambio positivo que ya empiezan a registrar las estadísticas, pero hay que ser cautos porque si bien el crédito mejora, aún es limitado y son muchos los ciudadanos que no pueden acceder a él”, añade Toribio.

El importe medio de las hipotecas constituidas sobre viviendas alcanzó en el tercer mes del año los 102.397 euros, un 5,6% más que en igual mes de 2013, mientras que el capital prestado aumentó un 7,7% en tasa interanual, hasta los 1.702,3 millones de euros.

El número de hipotecas constituidas sobre viviendas se ha situado en 482 en marzo en Aragón, lo que representa una variación con respecto al mes anterior del 36,2%, tras Galicia (37,1%) y por delante Canarias (25,7%), según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Zaragoza, con un total de 359, es la provincia que más viviendas hipotecadas ha registrado, con un capital prestado de 43,4 millones de euros. A continuación se sitúa Huesca, con 65 viviendas hipotecadas y 5 millones de euros de capital prestado. En último lugar se coloca Teruel con 58 y 6,1 millones de euros.


Escrito el 09/05/2014
  • Una casa de 70 m² certificada como E consume unos 735 euros al año en climatización
  • Otra vivienda, pero con letra B, gasta 282 euros anuales en el mismo concepto
  • Aquellas calificadas con una G, la menos eficiente, pueden alcanzar hasta los 1.535 euros
  • Este consumo energético varía mucho en función de la localización geográfica

Casi la mitad de la energía que gastan las familias españolas está destinada a calentar y refrigerar sus hogares, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Esta situación, que varía dependiendo de la zonas geográficas, se hace ahora más evidente con el certificado de eficiencia energética, documento que califica una vivienda, local o edificio según la calidad de su envolvente y sus instalaciones, lo que, a la postre, se traduce en euros gastados al año en calefacción, refrigeración y agua caliente.

Una vivienda de aproximadamente 70 metros cuadrados concalificación energética E, la más abundante en España, tiene un gasto cercano a los 735 euros al año en calefacción, refrigeración y agua caliente, según el Ecobservatorio, la plataforma on line creada por la compañía Certicalia, encargada de procesar los datos recogidos en los más de 6.000 certificados energéticos realizados en toda España.

Para las viviendas o locales con letra B, el gasto se reduce hasta los282 euros anuales, mientras que los de la C llegan a 360 euros; a 464 los de la D y a 1.021 los de de la F. Por último, aquellas con calificación G consumen hasta 1.535 euros.

Reparto de consumos

\"Del gasto energético total destinado a la climatización de una vivienda, el 69% corresponde a calefacción, el 20% a calentar aguay el 11% a refrigeración\", corrobora Inés García, de Certicalia. A tenor de estos porcentajes, un propietario de un inmueble de 70 metros cuadrados y calificación E gasta 506 euros al año en calefacción, 150 euros en agua caliente y 82 euros en refrigeración.

No obstante, el consumo energético de una vivienda es muy diferente según la zona geográfica donde ésta se encuentre, debido a las condiciones climáticas. El Ecobservatorio indica que las comunidades con más consumo de calefacción son Castilla y León y Navarra. En el extremo opuesto se encuentran Andalucía y Canarias, con hogares con un gasto en calefacción por debajo de la media nacional. En cuanto a refrigeración, son Canarias y la Comunidad Valenciana las comunidades que más utilizan el aire acondicionado

De cara a la rehabilitación y a las mejoras destinadas a un mayor rendimiento energético, en las viviendas de Castilla y León y Navarra habría que incidir en el aislamiento de la envolvente y en el rendimiento de las instalaciones de calefacción, aconseja el Ecobservatorio. En Canarias o la Comunidad Valenciana, \"sería interesante rehabilitar pensando en la protección del sol, con orientaciones favorables y ventilaciones cruzadas\", dice García.

Eduardo Perero, vicepresidente de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), considera que las medidas de mejora deben ir enfocadas a los cambios de instalaciones en calefacción, \"que requieren generalmente una inversión menor y un retorno más corto\". \"Ahora bien\", añade, \"los cambios de la envolvente permiten alcanzarconsumos mucho menores y son, por regla general, más eficientes\". \"Si bien es cierto\", matiza Perero, \"que estos demandan una inversión mayor y su retorno económico es más lejano, además de las dificultades técnicas que en ocasiones presentan\".

Diferentes lecturas

Pese a la información de valor que recibe el potencial inquilino o propietario, resumida en la etiqueta energética, identificada por un código de colores y letras, que va desde la A (más eficiente) a la G (menos eficiente), similar a la de los electrodomésticos, \"todavía se necesita mucha pedagogía para que el ciudadano sepa interpretar los datos\", apunta Alberto Coloma, gerente de la Fundación La Casa que Ahorra. Y es que la etiqueta no sólo muestra un valor en forma de letra sino que indica dos datos importantes: uno de emisiones de CO², expresada en kilogramo de CO²/m² año, y otra de consumo de energía expresado en kWh/m² año. De esta forma, cada letra no implica un único valor, sino que alcanza un rango de valores.

\"Creo que la información numérica no es comprensible para el ciudadano medio\", recalca Coloma. Y lo justifica: \"El dato de emisiones de CO² no le va a decir nada al propietario y el de consumo, expresado en kWh/m² año, difícilmente puede darle una idea de la importancia de la factura energética que tendrá que soportar\". No obstante, y aunque la comprensión se limita a la letra, \"puede servir para estimular su concienciación sobre el elevado consumo energético de su vivienda y las posibilidades de mejora que tiene\".

También hay que tener en cuenta que existen diferencias de lecturas energéticas entre viviendas con una misma letra. La calificación señala un rango de consumo medio potencial, \"pero es el comportamiento y el uso de los habitantes de una vivienda lo que marca que el consumo sea mayor o menor\", asegura Perero.

 

Noticia extraida de elmundo.com


Escrito el 29/04/2014

El ajuste que está padeciendo el mercado de la vivienda en España desde mediados del año 2007 está siendo tan severo y prolongado que incluso las voces más optimistas del sector muestran muchas cautelas a la hora de hablar de los posibles indicios de cambio de ciclo. Pero los últimos datos de ventas y precios apuntan en esa dirección y a ellas se suman otros factores como el inicio de nuevas promociones en determinadas zonas, la apertura de nuevas agencias inmobiliarias, la creciente inquietud de la demanda o el desembarco de los inversores internacionales.

Son signos de estabilización aún débiles y además los efectos de la crisis económica siguen mostrando su cara más cruel en cuanto a niveles de desempleo y precariedad laboral, factores de los que depende directamente la compra de vivienda. Pero nadie, ni los más prudentes, niegan que el punto de inflexión está próximo, si es que no se ha tocado ya.

La estadística mensual de transacciones de viviendas y de evolución del precio del metro cuadrado que elaboran los notarios -las que más fielmente reflejan la realidad del mercado respecto al momento en el que se publican- llevan dos meses seguidos mostrando subidasEn enero, las ventas aumentaron un 62,3% interanual respecto a las de un año antes y un 39,8% en febrero. Por su parte, el precio experimentó una subida interanual del 9,4% durante el primer mes del año y de un 0,6% en el segundo. Y en consonancia con el aumento de ventas, la concesión de hipotecas se incrementó un 58,8% y un 35,9% respectivamente.

¿Son suficientes estos datos para certificar la ansiada recuperación? Lo único que sí parece claro, como indican desde el propio Consejo General del Notariado, es que el repunte tan abrupto de las ventas estaría mostrando la «normalización» del mercado después de la distorsión que produjo el fin de los incentivos fiscales por compra de vivienda a finales de 2012.

Entonces, las compras que naturalmente deberían haberse producido durante los primeros meses de 2013 se adelantaron a los últimos de 2012 para beneficiarse de la deducciónlo que ocasionó un número de operaciones excesivamente bajo en los meses de enero y febrero del año pasado.

Los notarios interpretan el repunte de las ventas y de los precios como «el posible anticipo de un cambio de tendencia» o, al menos, puntualizan, como el fin de la «espiral depresiva» en la que se encontraba sumido el sector.

Sea como fuere, expertos como Julio Gil, socio director de Horizone Consulting Inmobiliario, insisten en que debemos «ser prudentes» a la hora de interpretar datos de periodos tan cortos. «Máxime», añade, «cuando no existen fundamentales por parte de la demanda que nos puedan hacer pensar que existe un claro cambio de ciclo».

Pese a la cautela, Gil sí reconoce que se ha producido «un cambio muy importante» con respecto a lo que ocurría hace un año«Ha aumentado la confianza en la evolución del sector y han aparecido inversores que están dispuestos a adquirir viviendas, pues descuentan que la mayor parte del ajuste de precios ya se ha producido», asegura. «El que aparezcan estos nuevos agentes en el mercado y que mucha de la desconfianza en el sector haya desaparecido son unas condiciones necesarias, aunque no suficientes para poder hablar de la llegada de un ciclo de recuperación», apunta.

El consultor inmobiliario José Luis Ruiz Bartolomé sí que se atreve a pensar abiertamente que el mercado ha tocado fondo e inicia su fase de recuperación. Algo que asegura que se está percibiendo ya especialmente en la capital«Madrid siempre ha sido vanguardia en el sector y el resto de provincias suelen despertar tras uno o dos años de consolidación en la capital», explica.

Ruiz Bartolomé reafirma su idea con datos como el aumento de las afiliaciones a la Seguridad Social, el crecimiento del turismo extranjero y nacional y el incremento de la demanda externa y de las exportaciones, que acompañan a las estadísticas inmobiliarias y, en su opinión, «consolidan esta impresión». Eso sí, advierte de que el aumento de las ventas experimentado en los dos primeros meses del año, «sigue siendo muy pequeño en cifras absolutas, pese a ser muy fuerte en porcentaje». Por eso, recomienda no echar las campanas al vuelo.

Este consultor añade otro factor para apuntalar la idea de cambio de tendencia«Las principales entidades financieras han comunicado el aumento de la concesión de crédito hipotecario durante el primer trimestre del año». Y cree que la consolidación de esta tendencia supondrá «una lenta, pero firme escalada de los precios». Aunque puntualiza que «salvo en localizaciones muy concretas», no se experimentarán subidas como las del anterior ciclo expansivo.

 

 

Noticia extraida de elmundo.com


Escrito el 10/04/2014

Aunque parece que el buen tiempo esté a la vuelta de la esquina, el gas es un suministro que se consume en mayor o menor medida durante todo el año: a la hora de cocinar, lavar la ropa, ducharse, calentar el espacio… Por eso es interesante conocer algunos trucos que ayuden a derrochar menos y supongan un ahorro a final de mes.

A la hora de seleccionar la temperatura, entre 19º y 21ºC será suficiente para disfrutar de una sensación de confort. Y es que, por cada grado que se aumente la temperatura, incrementa el consumo en un 7% aproximadamente. Los días fríos de primavera, es preferible optar por abrigarse y encender la calefacción sólo cuando sea necesario, a poder ser a partir de la tarde, cuando el calor que del sol se empiece a disipar. Por la noche, 15ºC serán suficientes para dormir a gusto: es preferible apagar la calefacción y colocar mantas si fuese necesario.Una de las formas más sencillas de ahorrar gas es dejar que los rayos del sol inunden la casa a través de ventanas, galerías y otras zonas acristaladas, ahora que comienzan a alargarse las horas del sol. Correr las cortinas, levantar las persianas y dejar que entre el sol a raudales, ayudará a retrasar el encendido de la calefacción, si es que hiciese falta. Realizar las tareas diarias en las estancias más cálidas, siempre que se pueda, servirá para aprovechar ese calor gratuito.

Es imprescindible ventilar bien la casa; bastará con 5 o 10 minutos para renovar el aire sin perder el calor residual. Hay que procurar mantener el calor acumulado durante la noche, por eso es recomendable bajar las persianas y correr las cortinas cuando empiece a bajar el sol.

A la hora de cocinar es importante ajustar bien la llama de los quemadores a la base de los recipientes. Además, se debe comprobar que la llama sea siempre azul y estable, ya que, en caso contrario, el quemador estará funcionando mal. El uso de tapas ayuda a consumir menos gas al acelerar el proceso de cocción. Por último, descongelar los alimentos antes de cocinarlos puede ayudar a ahorrar gas durante la cocción.Cerrar las llaves de los radiadores de las habitaciones en desuso y cerrar las puertas de estas para que no salga el frío es una buena manera de ahorrar gas durante todo el año. Si se tiene calefacción comunitaria y no se tiene frío, también ayudará a gastar menos el cerrar los radiadores. Siempre que se abran las ventanas hay que fijarse que no haya ningún radiador funcionando.

Otro gesto que puede ayudar a evitar derrochar gas es colocar los grifos monomando en posición de agua fría. Dejarlos en una posición central, aunque no salga agua caliente, forzará al calentador a encenderse. Además, es imprescindible cerrar el grifo mientras no se esté utilizando el agua.

Siempre que no se esté en casa, se debe apagar la calefacción. Si la jornada es muy fría y sólo se va a dejar la vivienda por unas horas, lo mejor es bajar la calefacción a 16ºC, de forma que no se enfríe mucho y luego no demande demasiada energía para alcanzar la temperatura ideal. Para estancias pequeñas en las que se está poco tiempo, como el baño, es preferible colocar un pequeño radiador eléctrico, que consuma menos y se caliente más rápido que la calefacción a gas.

Realizar un mantenimiento periódico de la caldera ahorra problemas y dinero. Con los años, es normal que algunas calderas sufran dificultades para la combustión, derrochando gas y resultando peligrosas para la seguridad del usuario. Aunque las calderas eficientes de condensación suponen una mayor inversión inicial, a la larga, resultan mucho más eficaces, suponiendo un ahorro de hasta un 25% de energía. Informarse de las ventajas de este tipo de sistemas no será mala idea.

 


|
|
|
|
|
|
|
|
9
|

Busca tu inmueble
Tipo de inmueble
Localidad
Promoción
Precio
Estado
Texto libre
Suscribete al newsletter
Logotipo RM Grupo | Automoción


RM Construcción: Polg. Los Hostales, nº2/18 - 44195 Teruel
RM Inmobiliaria: C/ Tomás Lozano, 1 (Esquina San Juan) 44001 Teruel - 978 60 78 71
RM Inmobiliaria: Avda. Ruiz Jarabo, 6 44002 Teruel - 978 22 79 65
RM Grupo | Construcción - aviso legal
T. 902 02 05 08 - info@rmconstruccion.es